Saltear al contenido principal

Son un patrimonio integrado por aportes de personas naturales y jurídicas – denominados partícipes o aportantes –  para su inversión en los valores y bienes que la ley permita que administre una sociedad anónima por cuenta y riesgo de los aportantes, cuyas cuotas no son rescatables.

De acuerdo con las disposiciones legales aplicables (Ley Única de Fondos, Ley N° 20.712), en términos generales los fondos de inversión pueden ser públicos o privados.

(Fuente: Comisión para el Mercado Financiero)

Son aquellos fondos administrados por una sociedad anónima de giro exclusivo que es fiscalizada por la Comisión del Mercado Financiero (CMF). Las cuotas de estos fondos constituyen valores de oferta pública que se registran en el Registro de Valores de la CMF y en las Bolsas de Valores.

Fuente: Comisión para el Mercado Financiero (CMF)

A diferencia de los fondos de inversión públicos, éstos no están sujetos a la fiscalización de la Comisión del Mercado Financiero (CMF), son administrados por Administradoras Generales de Fondos o por Sociedades Anónimas Cerradas, por cuenta y riesgo de sus aportantes y que no hacen oferta pública de sus valores.

Se rigen por sus reglamentos internos, por las normas del Capítulo V de la Ley N° 20.712 sobre Administración de Fondos de Terceros y Carteras Individuales, y el Capítulo IV de su Reglamento, el DS N° 129, del Ministerio de Hacienda.

Se forman por aportes de personas o entidades, en cuanto al número de aportantes, no se puede superar los cuarenta y nueve partícipes que no sean integrantes de una misma familia. En caso de superar dicha cifra, éstos quedarán sujetos a las normas aplicables a los Fondos fiscalizados por la Comisión para el Mercado Financiero, debiendo comunicar el hecho a la misma y teniendo que adecuar sus reglamentos internos a la normativa establecida para los Fondos de Inversión Públicos.

Su patrimonio se conforma por aportes expresados en cuotas no rescatables hasta la liquidación del fondo y esas cuotas constituyen valores de oferta privada o pública que se registran en la Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

Los fondos de inversión públicos deben ser administrados por una sociedad administradora especial de giro exclusivo, fiscalizada por la CFM. Estos instrumentos financieros se dividen en dos grandes categorías, de acuerdo a la clasificación ACAFI: Mobiliarios y Alternativos.

Cada fondo tiene una serie de aportantes que pueden ser desde instituciones financieras, fondos de pensiones o personas naturales.

Fuente: Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

Hay dos tipos de fondos de inversión, los rescatables y los no rescatables

Fondos de Inversión Rescatables: permiten a los aportantes el rescate total y permanente de cuotas, realizando el pago de estas entre 11 y 179 días.

Los aportes quedan expresados en cuotas del fondo, pudiendo existir distintas series de estas para un mismo fondo, lo que deberá establecerse en el reglamento interno respectivo.

Las cuotas de un fondo o de sus series, deberán tener igual valor y características, y su cesión se regirá por las formalidades y procedimientos que establece el reglamento interno del fondo.

Las cuotas de una serie de un fondo podrán ser canjeadas por cuotas de otra serie del mismo fondo, rigiéndose por las normas que se establecen al respecto en el reglamento interno.

Fondos de Inversión No Rescatables: no permiten a los aportantes el rescate total y permanente de sus cuotas, o si lo permiten, pagan a sus aportantes las cuotas rescatadas en un plazo igual o superior a 180 días.

Los aportes quedan expresados en cuotas que deben registrarse obligatoriamente en una bolsa de valores chilena o del extranjero, autorizada por la CMF, para permitir la formación de un mercado secundario para dichas cuotas.

Fuente: Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

Cada fondo tiene una serie de partícipes o aportantes que pueden ser instituciones financieras, fondos de pensiones o personas naturales.

Fuente: Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

Los Fondos Mutuos son aquellos que permiten el rescate total y permanente de las cuotas, y las pagan en un plazo inferior o igual a 10 días. En cambio, los Fondos de Inversión son aquellos fondos que no cumplen con esta definición.

En el caso de los Fondos de Inversión Rescatables, el pago de cuotas es entre 11 y 179 días.  En el de los No Rescatables, no permiten a los aportantes el rescate total y permanente de sus cuotas. Si lo permiten, pagan a sus aportantes las cuotas rescatadas en un plazo igual o superior a 180 días.

Fuente: Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

Los aportes quedan expresados en cuotas del fondo, pudiendo existir distintas series de éstas para un mismo fondo, lo que deberá establecerse en el reglamento interno respectivo, las cuotas de un fondo o de sus series en su caso, deberán tener igual valor y características, y su cesión se regirá por las formalidades y procedimientos que establece el reglamento interno del fondo. Las cuotas de una serie de un fondo podrán ser canjeadas por cuotas de otra serie del mismo fondo, rigiéndose por las normas que al respecto se establecen en el reglamento interno.

En el caso de los fondos no rescatables, los aportes quedan expresados en cuotas que deben registrarse obligatoriamente en una bolsa de valores chilena o del extranjero, autorizada por la Comisión, para permitir la formación de un mercado secundario para dichas cuotas.

Fuente: Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

El fondo deberá contar permanentemente con a lo menos 50 partícipes, salvo que entre éstos haya un inversionista institucional, en cuyo caso no regirá ese número mínimo de partícipes. Del mismo modo, deberá mantener un patrimonio no menor al equivalente a 10.000 unidades de fomento. La administradora lleva un Registro de Partícipes.

Fuente: Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

La remuneración de la sociedad por su administración, las comisiones y los gastos atribuibles al fondo, así como la política de inversiones, deben quedar establecidas en el reglamento interno, que se deposita en la CMF.

Fuente: Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

En Chile los fondos de inversión públicos son fiscalizados por la CMF y los rigen las siguientes normas

  1. Leyes y fiscalizaciones
  • Ley Nº20.712 (“Ley Única de Fondos” o “LUF”) y su Reglamento.
  • Ley 18.045 del Mercado de Valores.
  • Disposiciones reglamentarias dictadas por la CMF.
  1. B) Reglamento Interno del Fondo de Inversión
  2. C) Asambleas Ordinarias y Extraordinarias
  3. D) Comité de Vigilancia
  4. E) Comisión de Honor

Fuente: Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

Establece los lineamientos generales y específicos bajo los cuales se regirá cada fondo de inversión, estableciendo los elementos de resguardo que garantizan que la administradora gestionará cada fondo atendiendo exclusivamente a la mejor conveniencia de sus aportantes.

Fuente: Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

Todos los fondos de inversión que tengan gobierno corporativo propio, deben realizar asambleas con el objetivo de tratar todos los temas que puedan afectar los intereses de los aportantes del fondo de inversión, además de acordar condiciones para la operación de este.

Corresponde a dichas asambleas aprobar los estados financieros de los fondos, como también aprobar la introducción de modificaciones a sus reglamentos internos, o aumentos y disminuciones de su capital, entre otras materias.

Fuente: Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

Para los fondos de inversión no rescatables, la Ley Única de Fondos contempla la obligación de establecer un Comité de Vigilancia, el cual tiene atribuciones que buscan garantizar el cumplimiento del reglamento interno del fondo, junto con otras facultades de fiscalización tendientes a resguardar los intereses de los aportantes.

Fuente: Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

Volver arriba